santiago de cuba city .org - Cuna de la Revolucion, Capital del Caribe, Ciudad Heroe

Asalto al Cuartel Moncada

El Cuartel Moncada, en el año 1953 era la sede del regimiento “Antonio Maceo” en la ciudad de Santiago de Cuba, capital de la provincia oriental. Por su importancia, el Moncada era la segunda fortaleza militar del país, ocupada por unos mil hombres bajo el mando de Fulgencio Batista.

El 10 de Marzo de 1952, Fulgencio Batista dio un golpe de estado en contubernio con el imperialismo yanqui, que sumió a la isla en una profunda postración, un retraso espantoso, una gran crisis política, e instauró una sangrienta dictadura.

Un grupo de jóvenes del Partido Ortodoxo teniendo conciencia de la gravedad en que habían sumido al país y de la ausencia de una fuerza política capaz de enfrentar y derrocar a la tiranía, dirigido por Fidel Castro, se dio a la tarea de preparar, este asalto, acción que se llevó a cabo el 26 de julio de 1953 y marcó el inicio de la última etapa de la lucha del pueblo por su total liberación.

Moncada AssaultMoncada Assault

El asalto al Cuartel Moncada marcó pauta en la definición del triunfo revolucionario en lo que respecta a guerra independentista, puesto que a raíz de este se le dío a conocer al pueblo sus objetivos y llamarlo a incorporarse a la lucha.

El plan se elaboró en absoluto secreto. Además de Fidel Castro, solamente lo conocían dos compañeros de la dirección del movimiento y su responsable en Santiago de Cuba.

Se contaban con dos Comités de Dirección: uno militar, al mando de Fidel, y otro civil, dirigido por Abel Santamaría. Además, se trataba de una organización selectiva. Por orientaciones de Fidel, sus miembros se reclutaron entre las clases y sectores humildes de la población: obreros, campesinos, empleados, profesionales modestos. Eran hombres y mujeres preferentemente jóvenes, ajenos a toda ambición, no infectados por las lacras y vicios de la política tradicional.

Las armas, los uniformes y los recursos necesarios para la lucha se obtuvieron sin recurrir a la ayuda de personas acaudaladas ni de políticos corruptos. Su adquisición fue posible fundamentalmente por la voluntad y el sacrificio personal de los propios combatientes.

Con esos recursos se adquirieron las armas y municiones necesarias para asegurar la acción.

Se escogió para la acción, el 26 de julio por ser domingo de carnaval, fiesta a la que tradicionalmente asistían personas de diferentes puntos de la isla, por lo cual la presencia de jóvenes de otras provincias no causaría extrañeza.

En la madrugada de ese día, 135 combatientes, vestidos con uniformes del Ejército y dirigidos por Fidel, precisaban el plan de ataque. Se organizaron en tres grupos, el primero de los cuales, con Fidel al frente, atacaría la fortaleza. Los otros dos grupos, mandados respectivamente por Abel Santamaría —segundo jefe del movimiento— y Raúl Castro, tratarían de tomar dos importantes edificios contiguos al cuartel: el Hospital Civil, donde se atendería a los heridos, y el Palacio de Justicia, donde radicaba la Audiencia, desde cuya azotea apoyarían la acción principal.

Cuando todos estuvieron listos, se le dio lectura al «Manifiesto del Moncada», redactado por el joven poeta Raúl Gómez García bajo la orientación de Fidel.

La sorpresa, factor decisivo del éxito, no se había logrado. La lucha se entabló fuera del cuartel y se prolongó en un combate de posiciones. Los asaltantes se hallaban en total desventaja frente a un enemigo superior en armas y en hombres, atrincherado dentro de aquella fortaleza.

Comprendiendo que continuar la lucha en esas condiciones era un suicidio colectivo, Fidel ordenó la retirada.

Inmediatamente después de estos hechos, la dictadura reaccionó con una brutal represión, donde Batista convirtió al Cuartel Moncada en un taller de tortura y muerte, y unos hombres indignos convirtieron el uniforme militar en delantales de carniceros para ajusticiar a cada participantes de tan transcendental acto.

Después del triunfo de la revolución el Moncada fue convertido en una ciudad escolar que tomó el nombre de “Ciudad Escolar 26 de julio” y un espacio de ella se dedicó a Museo sobre los hechos relacionados con el asalto.