santiago de cuba city .org - Cuna de la Revolucion, Capital del Caribe, Ciudad Heroe

Fundación de la Villa Santiago de Cuba

Santiago de Cuba, última de las 7 primeras villas existentes en el siglo XVI y segunda ciudad en importancia de la Isla de Cuba, se fundó el 25 de Julio de 1515 hacia el final del proceso de conquista española de la Isla.

Su nombre: Villa Santiago de Cuba, viene dado por su fecha de fundación, día en que se efectúan las fiestas en honor de Santiago Apóstol, santo guerrero patrón de España.

Diego Velazquez, founder of Santiago de Cuba Village

La Fundación de la villa Santiago de Cuba fue una tarea encomendada a Diego Velázquez de Cuéllar (que desde su cargo de Teniente de Gobernador, tenía la responsabilidad no sólo de dirigir la conquista, sino también la colonización del territorio y su explotación en beneficio de los colonos y de la corona española).

Santiago de Cuba, fue destinada a ser la Sede del Gobierno Español en la Isla tras descubrirse sus condiciones geográficas excepcionales, es decir, la excelente ubicación del puerto con facilidad para su comunicación y navegación en las tierras ya conquistadas y los lugares en que se iniciaba la conquista, además de la gran abundancia de vestigios minerales existentes en la villa. Datos de gran importancia por el carácter militar de la conquista.

Al fundar la villa de Santiago de Cuba, destinada a ser sede del gobierno español en Cuba, Diego Velázquez procedió a organizarla y poblarla, para lo cual hizo venir a distintos conquistadores-colonos de otras villas como Baracoa y Bayamo, y estructuró la administración de la misma designando a los cuatro regidores de su primer cabildo, y otras autoridades. La designación principal recayó en Hernán Cortés Monroy, nombrado como alcalde, quien, desde la primitiva villa, partió con sus naves, para la conquista de México.

En el aparato de gobierno de la Isla ocupaban una posición de privilegio: La Iglesia, La Junta de Procuradores y La Hacienda Real, realizando cada una las funciones que establecía su roll dentro de la sociedad existente

La villa de Santiago de Cuba fue elevada al rango de ciudad en 1522 luego que el 28 de abril de 1522 una bula del Papa Alejandro VI trasladara el obispado y su catedral “Nuestra Señora de la Asunción” de la villa de Baracoa a esta honorable ciudad.

Después de alcanzado este rango, Santiago de Cuba, ciudad de ecléctico estilo, descansó su vida y prosperidad inicial en el único renglón exportable de buen valor de que disponía la Isla en aquellos años: el oro. Que como sede del gobierno y de La Real Hacienda, aquí se encontraba la principal fundición, y todos los que tenían oro recolectado tenían que venir a Santiago a fundirlo, pesarlo y pagar los impuestos.

La producción de oro tuvo su período más próspero en las décadas de 1520 y 1530. Pero con el agotamiento de este se produjo necesariamente un cambio de actitud hacia la tierra. Poseerla no fue desde entonces sólo un motivo de nobleza, sino también el recurso indispensable para sostener o alcanzar riqueza, fundamentalmente mediante la ganadería, casi el único renglón productivo con valor exportable que quedó en la Isla.

Esta crisis, más otros hechos que dieron inicio a un largo periodo de decadencia de la ciudad, fueron entre otros: El descubrimiento de las ventajas de la navegación por el Canal de las Bahamas -al norte de Cuba- sacó a Santiago de Cuba de la ruta habitual de los buques que venían e iban a España, y el despoblamiento de la ciudad, ya que los habitantes se trasladaban a la prospera villa de La Habana, así como a las ricas colonias, e incluso a Bayamo, más protegida de los ataques de corsarios y piratas.

Fue la capital cubana en el periodo de 1515 a 1607 producto a estas mismas desfavorables circunstancias en las que el Rey de España se ve obligado a dividir la isla en dos gobiernos, Habana y Santiago, pasando este último a un segundo plano subordinándose al primero, y quedando como ciudad capital del la provincia de Oriente.

Ya a inicios del siglo XIX, la ciudad de Santiago de Cuba se desarrolló industrial y comercialmente, al igual que agrícola, minera y económica. Siempre con cierto ritmo ascendiente. No obstante las comunicaciones y el crecimiento de otras aglomeraciones urbanas en la provincia, esta conservó su señorío y atracción. Tenía buenos edificios, barrios de residencia, colegios, institutos, laboratorios e industrias. Todo debido al incremento de las relaciones comerciales con otros países, que dada su importancia algunos de ellos establecieron consulados aquí en la ciudad.

Santiago de Cuba, considerada Ciudad Héroe de la república, título que fue concedido por el apoyo de su pueblo a las gestas libertarias de los cubanos, es actualmente la segunda ciudad más poblada del país. Además, es un destino turístico en el que se combinan múltiples y atractivos valores los cuales permiten al visitante entrar en contacto con la idiosincrasia de su gente, la cultura e historia del lugar y, al mismo tiempo, disfrutar de su bien conservada naturaleza y exóticas playas.

Hay en la ciudad -reconocida como la más caribeña de Cuba- una veintena de importantes museos; y para la vida nocturna funcionan agradables sitios, entre cabarets, discotecas, piano bares y salas de fiestas.

Lo más peculiar es el contraste de la ciudad de Santiago de Cuba que convive con el mar y las montañas, ya que está situada alrededor de la inmensa bahía inundada por el mar Caribe, y tiene como telón de fondo y cinturón que la envuelve del lado de tierra firme a la Sierra Maestra. Esto condiciona el clima cálido y húmedo del lugar, a la vez que permite admirar hermosos paisajes con una rica composición de elementos urbanos, naturales y marinos al mismo tiempo.

Santiago de Cuba es una ciudad que impresiona por su forma, en constante diálogo entre la arquitectura y el paisaje, así como por la calidez de su gente, protagonistas de una rica historia de luchas, de acervo cultural y de mestizaje, una ciudad que tiene un patrimonio arquitectónico significativo, y que tiene la necesidad de que se le preserve y conserve.